domingo, 4 de octubre de 2015

Los deberes y la supervivencia de la escuela

En los argumentos en contra de los deberes subyace la:
  • Defensa a la escuela (al aprendizaje formal, al maestro y al espacio/aula institucionales).
  • Resistencia a convertit en formal lo informal, a aceptar como maestros a padres, hermanos, amigos, abuelo..., a formalizar el aprendizaje deslocalizado/ubicuo, la flexibilidad de tiempos/espacios, y la autonomía del estudiante.
SI HOMEWORK = HOMESCHOOL, lo que está demás es la escuela, no los DEBERES

Los deberes apuntalan el Hogar-Escuela, el Taller-Escuela, la Plaza-Escuela, la Comunidad-Escuela. En una palabra, la desescolarización. En lugar de luchar por quitarlos, se debería luchar para sustituir el tiempo-escuela por los tiempos-Hogar-Escuela (Taller-Escuela, etc.) dedicados a los deberes. Esa sería la dirección correcta, y no la dirección desesperada a la que nos quiere llevar flipped classroom que, al tratar el contenido procedimental en el aula, nos instaura en la artificialidad y la simulacritud.
   Si estamos en la era que prima el aprendizaje y el aprendiz, ¿porqué limitamos la autonomía del aprendiz, la flexibilidad del aprendizaje, los espacios y los tiempos para aprender? ¿Acaso se ha dado la oportunidad al estudiante para que aprenda lo que quiera, a la hora que quiera y donde quiera? He constatado, semestre tras semestre, que cuando aparece esa oportunidad, la mayoría de los estudiantes eligen lo que la administración escolar prohíbe: aprender en otro lugar que no sea al aula, siempre y cuando NO haya que asistir a clase, por supuesto.

Resulta que ahora que se está dando la batalla por la formalización de los espacios y aprendizajes informales o extramuros, es cuando se arrecia la oposición al único aprendizaje extramuros informal formalizado que heredamos, a los DEBERES. Cuando la posición congruente y lógica en la era post-informacional debería ser cubrir fuera del espacio/tiempo institucional el currículo bimodal, el contenido procedimental (los deberes) y el contenido conceptual (la lección).

La última oración del párrafo anterior pone en evidencia la debilidad del fundamento filosófico de flipped classroom, que cambia en el aula el tratamiento del contenido conceptual por el procedimental, en aras de una educación aulística más dinámica. Si antes de flipped classroom funcionaba a perfección el contenido procedimental (los deberes) fuera de la escuela, y después de flipped classroom el contenido conceptual (la lección) también funciona aparentemente bien fuera de la escuela; no hay nada que temer si, en la era post-informacional, ambos contenidos se dieran fuera de la escuela. Este es el aspecto revolucionario de los deberes que la mayoría de padres, educadores y administradores pasan por alto. A partir de estos supuestos, el currículo bimodal de Pere Marqués puede llevarse a cabo fuera de la escuela, sin menoscabo alguno.

¿Y qué hacemos con la escuela? Sólo el currículo trimodal podría dar sentido a esa estructura monumental y mítica de la escuela.

1 comentario:

  1. Hola Juan, acabo de conocer tu blog y me parece muy interesante. Te presento el mio dedicado a los nativos digitales y su educación. http://cativodixital.blogspot.com.es/ Estamos en contacto. Saludos

    ResponderEliminar

Muchas gracias

Estadísticas

Free counters




Locations of visitors to this page


Entradas del blog